domingo, 12 de febrero de 2017

Moonlight

En un mundo violento, destrozado, sin futuro, donde solo priman los valores del clan ¿cómo podemos hacernos, dotarnos de una identidad?
Es difícil cuando uno tiene que decidir por sí mismo, solo, sin nadie que te guie o ayude: "en un momento de tu vida tendrás que decidir quién quieres ser y no dejes que nadie decida por ti" le dicen a Little, un niño con una madre drogadicta en un barrio degradado habitado por negros. El instituto al que va es una copia de la realidad que vive: chicos que ejercen su poder mediante la violencia.

La identidad sexual también nos define. Pero eso no significa que tengamos que adoptar los roles asignados tradicionalmente al sexo. Hasta en los ambientes más hostiles uno puede decidir su propio destino, aunque el precio a pagar sea muy elevado. ¿Hasta dónde estamos dispuestos a ir para ser nosotros mismos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario